4.7 C
Munich
jueves, febrero 29, 2024

Lo raptaron cuando a penas era un recién nacido y se reencontró con su madre 42 años después

Must read

«Hola, mamá”.

Lo que parece un saludo corriente entre madre e hijo, en este caso no lo es.

Hace cuarenta y dos años, los trabajadores del hospital tomaron de sus brazos al hijo de María Angélica González inmediatamente después de nacer y luego le dijeron que había muerto. Ahora se reuniría con él cara a cara en su casa de Valdivia, Chile.

“Te quiero mucho”, le dijo Jimmy Lippert Thyden a su madre en español mientras se abrazaban entre lágrimas.

“Me dejó sin aliento. … Me sentí asfixiado por la gravedad de este momento”, dijo Thyden a The Associated Press en una videollamada después de la reunión. “¿Cómo se abraza a alguien de una manera que compense 42 años de abrazos?”

Su viaje para encontrar a la familia biológica que nunca conoció comenzó en abril después de leer noticias sobre adoptados nacidos en Chile que se habían reunido con sus parientes biológicos con la ayuda de Nos Buscamos, una organización sin fines de lucro chilena.

La organización descubrió que Thyden había nacido prematuramente en un hospital de Santiago, la capital de Chile, y había sido colocado en una incubadora. A González le dijeron que abandonara el hospital, pero cuando regresó a buscar a su bebé, le dijeron que había muerto y que su cuerpo había sido desechado, según el expediente del caso, que Thyden resumió a la AP.

“Los trámites que tengo para mi adopción me dicen que no tengo familiares vivos. Y en los últimos meses me enteré de que tengo una mamá y cuatro hermanos y una hermana”, dijo Thyden en la entrevista desde Ashburn, Virginia, donde trabaja como abogado defensor penal representando a “personas que se parecen a mí” que no puede pagar un abogado.

Dijo que el suyo era un caso de “adopción falsificada”.

Nos Buscamos estima que decenas de miles de bebés fueron arrebatados a familias chilenas en las décadas de 1970 y 1980, basándose en un informe de la Policía de Investigaciones de Chile que revisó los pasaportes en papel de niños chilenos que abandonaron el país y nunca regresaron.

“La verdadera historia fue que estos niños fueron robados de familias pobres, mujeres pobres que no lo sabían. No sabían defenderse”, dijo Constanza del Río, fundadora y directora de Nos Buscamos.

La trata de niños coincidió con muchas otras violaciones de derechos humanos que tuvieron lugar durante los 17 años de reinado del general Augusto Pinochet, quien el 11 de septiembre de 1973 encabezó un golpe de estado en Chile para derrocar al presidente marxista Salvador Allende. Durante la dictadura, al menos 3.095 personas fueron asesinadas, según cifras del gobierno, y decenas de miles más fueron torturadas o encarceladas por motivos políticos.

En los últimos nueve años, Nos Buscamos ha orquestado más de 450 reuniones entre adoptados y sus familias biológicas, dijo del Río.

Otras organizaciones sin fines de lucro están haciendo un trabajo similar, incluidas Hijos y Madres del Silencio en Chile y Connecting Roots en Estados Unidos.

Nos Buscamos se ha asociado durante dos años con la plataforma de genealogía MyHeritage, que proporciona kits gratuitos de pruebas de ADN en el hogar para distribuirlos a adoptados chilenos y presuntas víctimas de trata de niños en Chile.

La prueba de ADN de Thyden confirmó que era 100% chileno y lo emparejó con un primo hermano que también usa la plataforma MyHeritage.

Thyden le envió al primo sus papeles de adopción, que incluían la dirección de su madre biológica y un nombre muy común en Chile: María Angélica González.

Resulta que su prima tenía a María Angélica González por parte de madre y lo ayudó a hacer la conexión.

Pero González no contestó sus llamadas telefónicas hasta que le envió un mensaje de texto con una foto de su esposa e hijas.

“Entonces simplemente se rompió la presa”, dijo Thyden, quien envió más fotos de la familia estadounidense que lo adoptó, su tiempo en la Infantería de Marina de los EE. UU., su boda y muchos otros momentos memorables de la vida.

“Estaba tratando de rematar 42 años de una vida que le quitaron. Nos lo quitaron a ambos”, dijo.

Viajó a Chile con su esposa, Johannah, y sus dos hijas, Ebba Joy, de 8 años, y Betty Grace, de 5, para conocer a su familia recién descubierta.

Al entrar a la casa de su madre, Thyden fue recibido con 42 globos de colores, cada uno de los cuales representaba un año de tiempo perdido con su familia chilena.

“Hay un empoderamiento al hacer estallar esos globos, un empoderamiento al estar ahí con tu familia para hacer un inventario de todo lo que se perdió”, dijo.

Thyden recuerda la respuesta de su madre biológica al saber de él: “Mijo (hijo), no tienes idea de los océanos que he llorado por ti. Cuántas noches he pasado despierto orando para que Dios me permita vivir lo suficiente para saber lo que te pasó”.

González se negó a ser entrevistado para esta historia.

Thyden, junto con su esposa e hijas visitaron el zoológico de Santiago donde su familia estadounidense lo llevó por primera vez después de la adopción. Esta vez su guía turística fue su hermana biológica.

De vuelta en la casa de González, Thyden se dio cuenta de que él y su madre comparten el amor por la cocina.

“Tengo las manos en la misma masa que mi mamá”, dijo mientras hacían empanadas fritas juntos. Se comprometió a seguir usando la receta familiar para mantenerse conectado con su familia y su cultura.

Thyden dijo que sus padres adoptivos apoyan su viaje para reunirse con sus parientes perdidos, pero fueron «víctimas involuntarias» de una red de adopción ilegal de gran alcance y están luchando con la realidad de la situación.

“Mis padres querían una familia pero nunca la quisieron así”, dijo. “No por extorsión a otro, ni por robo a otro”.

A través de un portavoz, sus padres declinaron hacer comentarios.

Si bien Thyden se reunió exitosamente con su familia biológica, reconoce que la reunificación podría no ser tan buena para otros adoptados.

«Podría haber sido una historia mucho peor», dijo. “Hay personas que descubren detalles realmente desafortunados sobre su origen”.

Mientras estaban en Chile, Thyden y del Río se reunieron con uno de los siete investigadores que trabajan para abordar miles de casos de adopción falsificada como el suyo.

«No queremos dinero, sólo queremos el reconocimiento humano de que esta cosa horrible sucedió en Chile y el compromiso de que esto no seguirá sucediendo en el futuro», dijo del Río. “Estamos tratando de marcar la diferencia. No sólo con Jimmy y su familia sino que queremos hacerlo, el cambio, en el país”.

Thyden también se reunió con Juan Gabriel Valdés, el embajador de Chile en Estados Unidos, para buscar el reconocimiento del gobierno de la omnipresencia del plan de adopción.

Dijo que no había ningún mecanismo, financiero o de otro tipo, para ayudar a los adoptados chilenos en sus esfuerzos por visitar su país de origen. Dijo que vendió un camión para pagar los boletos de avión de su familia y otros gastos.

“La gente necesita poder decidir… cuál será su nombre, dónde será su ciudadanía. Deberían tener acceso a ambos”, dijo. “Deberían tener todos los derechos y privilegios de un ciudadano chileno porque esto es algo que les pasó a ellos, no que ellos lo eligieron”.

La Embajada de Chile en Washington no respondió a una solicitud de comentarios.

AP

- Advertisement -spot_img

More articles

- Advertisement - RADIO EN VIVO
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Latest article